La Fortaleza de San Pedro y San Pablo

Es el principio y núcleo de la ciudad. Fue construida por el orden de Pedro el Grande sobre una pequeña isla pantanosa en el río Neva que se llama la isla de la Liebre. Edificada como defensa ante los ataques de las tropas suecas, la fortaleza nunca sirvió para su destinación directa, militar. Al poco tiempo de ser levantada, ella empezó a utilizarse como prisión para presos políticos.

 

En la fortaleza se encuentra la Catedral de San Pedro y San Pablo, la más antigua de la ciudad. La Catedral de San Pedro y San Pablo es panteón de los emperadores rusos desde Pedro I hasta los últimos Romanov. En 1998 en la catedral fueron sepultados los restos del último emperador ruso Nicolás II y los miembros de su familia, fusilados en julio de 1918.

Otros lugares de interés en San Petersburgo

San Petersbugo
Visitas especiales
Peterhof
Peterhof
Paquetes fijos en San Petersburgo y sus afueras